¿Cómo unirte a un equipo nuevo y ser exitoso?

Todos pasamos por ese momento incómodo de ser el newbie de una empresa y aún más de un equipo de trabajo. Te presentas con cada persona, te toca un bombardeo de información sobre los procesos de la empresa y cómo funcionan, te ríes de los chistes de todos, averiguas donde se sienta cada equipo, tratas de aprenderte los nombres de todos, etc.

Después de los primeros días de capacitación, viene lo bueno. El momento cuando te sientas con tu equipo y no piensas en otra cosa más que dar la mejor impresión de ti y justificar ante ellos porque estás ahí.

new.gif

Sin embargo, esto puede venir acompañado de una tremenda presión y un sentimiento de saturación que no toda persona sabe manejar al principio. Aceptas todo tipo de tareas que probablemente no sabes hacer y te sientes capaz de hacer todo con el propósito de demostrar tu valor y ganas de aprender.

Empezar a trabajar en algo completamente nuevo puede presentarse como un gran reto. El estar abierto a fracasar es una manera de aliviar el sentimiento negativo de presión y transformarlo en una herramienta de aprendizaje que te deja ver más allá de tus errores. Fracasar no tiene que ser del todo negativo. Hay niveles de fracaso y si, se vale fracasar, pero demuestra más confianza y madurez aceptar el error y utilizarlo para aprender y crecer para asegurar que no vuelva a suceder.

challenge.gif

No solo se aprende del fracaso. Lo increíble de ser parte de un equipo de trabajo es que tienes a tu disposición varios recursos y compañeros a los que puedes acudir en todo momento. Tomarte el tiempo para conocer personalmente a la gente con la que estarás trabajando de cerca ayuda mucho con el proceso de adaptación. Lo primero que aprendes de tu equipo es la manera en la que trabajan, lo que se espera de cada uno y los objetivos del equipo. Ya que vas a estar sentado frente a ellos casi todos los días de la semana, ¿Por qué no estudiar cómo trabaja cada quien para poder replicarlo y además agregar valor con algo nuevo que puedas aportar?

Tener la capacidad de adaptarse a las necesidades de cada miembro del equipo facilita lograr los objetivos. Cuando eres nuevo, adaptarte a tu puesto puede ser tardado, incluso molesto, especialmente si exige serias habilidades técnicas y de organización. Es posible que no des con los resultados esperados en los primeros días. Más presión.

test.gif

Lo más probable es que, siendo nuevo, estés en tu periodo de prueba. Una manera de interpretarlo es verlo como un examen. La única manera de pasar el examen es llegando a los resultados. Es la única oportunidad de dar una buena primera impresión ante tu equipo y demostrar tu compromiso. Para evitar la frustración de no llegar a los resultados en un principio debes plantearse seriamente que eres capaz de hacer lo que se exige. La fuerza de la mente es muy poderosa.

Cuando logras pasar el periodo de adaptación, normalmente todo se empieza a convertir en un hábito. Vas conociendo a cada integrante del equipo y la empresa e inevitablemente se crea una conexión que permite que se puedan lograr los objetivos. Es necesario convivir con tu equipo fuera del ámbito laboral para poder enriquecer la relación y entender cómo es cada persona. Esto crea cierta confianza que beneficia el clima laboral y refuerza la conexión. Entre más fuerte sea la conexión del equipo, más se verán resultados. De esta manera, lo más probable es que sobresalgas en el examen, te contraten, des una buena primera impresión y tengas éxito! Así que no tengas miedo porque todos hemos pasado por esto, siempre hay una primera vez para todo y lograrás demostrarle a tu equipo el valor que puedes agregar.

Únete a la #RevoluciónSolar

¡Suerte!

Roberto García, Customer Acquisition Analyst en Bright

¡Estamos contratando!





Michelle EpelsteinComment